PP y PRC rechazan por segunda vez aprobar el Presupuesto de 2019

 

Liérganes estará finalmente durante 2019 con el presupuesto prorrogado de 2017. Los dos partidos de la oposición –PP y PRC- han unido de nuevo, una vez más sus votos durante el pleno ordinario del mes de enero, y han evitado, al igual que hicieron en un pleno extraordinario en diciembre último, que Liérganes tenga nuevas cuentas públicas en el año en curso. Las dos formaciones ya se opusieron al presupuesto de 2018. En ambas ocasiones no han dado argumento alguno. La cercanía de las elecciones –mayo de 2019– está detrás de esta situación, según señaló el alcalde, Santiago Rego, durante la sesión  plenaria.

En un largo debate, el alcalde, que defendió las cuentas presentadas por la Unión por Liérganes y Pámanes (ULP), rechazó de plano el argumento de la oposición de que en un ayuntamiento con el presupuesto prorrogado se fomenta la “convivencia, el diálogo y la participación entre los partidos políticos”.

El PP, que ha gobernado Liérganes durante 32 años, jamás gobernó con las cuentas prorrogadas para fomentar ese diálogo del que habló su portavoz, el ex alcalde Ángel Bordas. Desde que el PP pasó a la oposición, en 2011, tan solo ha aprobado un presupuesto, el de 2016. Bordas volvió a recordar que estaba dispuesto a apoyar el presupuesto de 2019 si el equipo de gobierno retiraba los bolardos en el casco viejo. El alcalde le recordó que la ULP tiene unos principios y que no los cambia.

Para el alcalde, la prórroga presupuestaria “supone retrasos a la hora de gestionar la política de gasto”, y dificultades en las inversiones que dependerán de modificaciones presupuestarias que no estarán listas hasta abril como muy pronto, cuando la Corporación se encuentre ya en funciones ante la proximidad de las elecciones municipales en mayo. El proyecto rechazado en el pleno “es el mejor presupuesto que podíamos presentar con la Ley de Estabilidad Presupuestaria en la mano”, ha subrayado.

Esta decisión ha dejado al Ayuntamiento de Liérganes en una situación de “bloqueo absoluto, dado que tenemos que gobernar con el  presupuesto prorrogado de 2017 nada menos”, ha añadido el regidor.El equipo de gobierno pidió “ética, responsabilidad y coherencia”, pero el resultado fue negativo, pese a que se trataba de un presupuesto récord en la historia del Ayuntamiento: nada menos que dos millones de euros.

Por primera vez en su  historia el Ayuntamiento llegaba a los dos millones sin subir las tasas y los tributos, y con un superávit en caja cercano al medio millón de euros fruto de una gestión rigurosa de las cuentas públicas. Y todo ello sin subir ninguno de los impuestos y tributos en  toda la legislatura, como recordó el alcalde en respuesta a los portavoces del PP y el PRC.

Esta es la relación de algunas de las principales inversiones previstas para 2019 que no se podrán llevar a cabo tras el voto negativo del PP y el PRC. Todas ellas venían recogidas en el presupuesto que se llevó al pleno municipal para su aprobación.

• Arreglo de carreteras de la concentración parcelaria. 134.000 euros.

• Asfaltado del barrio del Calgar. 35.000 euros.

• Ampliación y nuevos nichos en el cementerio. 30.000 euros.

• Alumbrado público en barrio Monasterio y La Costera. 15.000 euros

• Parque infantil en Rubalcaba. 10.000 euros.

• Reposición de material para parques y mobiliario urbano. 15.000 euros.

• Contrato para desbrozar caminos de parcelaria. 40.000 euros.

• Nuevo vehículo todo terreno para la Brigada de Obras. 30.000 euros.

• Creación de una zona de escalada para potenciar el turismo. 5.500 euros.

• Compra de libros para la renovada Biblioteca Municipal. 5.000 euros.

• Un nuevo convenio con la Universidad de Cantabria para que un becario atienda la Biblioteca Municipal a diario en horario de tarde.

El alcalde dejó claro que no había argumentos para rechazar el presupuesto de 2019. El informe Económico-Financiero de la Intervención Municipal es favorable al proyecto presentado por el equipo de Gobierno. La Intervención General del Ayuntamiento ha dejado claro que las cuentas rechazadas salvaguardan la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera del ente municipal. Son unas cuentas con unas inversiones que mejorarían, en 2019, la vida de los vecinos/as. En suma, un año perdido, tras el acuerdo plenario.