Alumnos de Infantil del Colegio Eugenio Perojo acudieron al Ayuntamiento para conocer cómo funciona esta Administración pública y plantear al alcalde acciones para mejorar su centro. Los pequeños reivindicaron más juegos infantiles y que se eliminen las goteras del pabellón. 

sin-titulo-1

Elena Tresgallo. El Diario Montañés

El Ayuntamiento de Liérganes ha recibido una visita muy especial, la de los alumnos del último curso de infantil, del Colegio de Infantil y Primaria Eugenio Perojo del municipio. El objetivo era conocer el funcionamiento de la institución más cercana a los vecinos, preguntar aquello por lo que sentían curiosidad y pedir cosas para su colegio y su pueblo, como la mejora de los parques locales.

Los niños de Liérganes de último curso de Infantil (5 años) quieren, por ejemplo, que el Ayuntamiento baje la altura de las canastas de baloncesto de su colegio «porque es imposible acercar el balón al aro», trasladó Celia, una de las alumnas, al alcalde, Santiago Rego, durante la visita al Consistorio. Los pequeños también pidieron que se ampliase el número de elementos de juego en los parques infantiles, entre otras cosas.

Así lo resume el Ayuntamiento en un comunicado hecho público, tras la visita de un pequeño grupo de alumnos que fueron recibidos por el alcalde en su despacho. El regidor no solo tomó nota de sus peticiones, sino que les hizo entrega a cada uno de ellos del libro titulado ‘Liérganes’, de Tona Martínez-Bernal Rubio.

Peticiones infantiles

Acompañados de su profesora, Ana Biriguey, los pequeños pidieron al regidor que rebaje, en el patio del colegio público, las canastas de baloncesto, que están demasiado altas para su edad; le recordaron que falta arena para jugar en el arenero del centro educativo y que es necesario renovar algunos juegos. Los niños también le expusieron que los balancines, toboganes y columpios actuales son insuficientes para los momentos de recreo y que hay que mejorar el polideportivo para acabar con las goteras y las humedades.

Según relató el Consistorio, uno de los alumnos le entregó al regidor una carta de agradecimiento por haber aumentado la superficie del único parque infantil que existe en el pueblo fuera del recinto del colegio. Rego les comentó, asimismo, que en la mejora de ese parque, gracias a la cesión de terreno por parte de Adif, el Ayuntamiento ha invertido 35.000 euros. Todos los niños comentaron que el juego que más les gusta es la tirolina incorporada al parque y que se puso en marcha el pasado diciembre.

Por otro lado, el alcalde les explicó el funcionamiento del Ayuntamiento, cuáles son las obligaciones que tiene el Consistorio con el centro educativo y les adelantó que este verano se va a reparar la cubierta del pabellón y la biblioteca que comparten el Colegio y el Ayuntamiento. Además, en la senda y zona de recreo del río, en Liérganes, está previsto instalar un nuevo parque infantil. «Los pequeños preguntaron de inmediato si habría una nueva tirolina, y el regidor contestó afirmativamente, algo que agradó a los pequeños», refleja el comunicado.

Por otro lado, otro de los pequeños interrogó al regidor sobre cómo se llega a ser alcalde, a lo que Rego le contestó que lo primero que hay que hacer es «estudiar» como él, «en la escuela del pueblo», donde recordó que había un maestro «para 50 niños» en los años sesenta, y luego «recibir el apoyo y el cariño de los vecinos», precisó. «Ser alcalde de mi pueblo es el mayor honor que he tenido a lo largo de mi vida, y estoy muy agradecido a los maestros de aquella vieja escuela unitaria de Liérganes, que ahora es guardería, y a los profesores del entonces Instituto de zona -el Santa Cruz de Castañeda- antes de acceder luego a la universidad», comentó a los estudiantes.