Finaliza la reforma de la Plaza de los Cañones, que queda cerrada al tráfico

El Gobierno de Cantabria ha concluido la reforma de la Plaza de los Cañones de Liérganes, epicentro del conjunto histórico de la villa, que es Bien de Interés Cultural (BIC) por declaración del Ejecutivo autónomo desde 1999. La obra, por valor de casi 45.000 euros, la ha ejecutado la empresa Giop, siguiendo el proyecto encargado por el Ayuntamiento al ingeniero José Manuel Pérez Pelayo.

El proyecto, que ha dejado la plaza a un mismo nivel, aleja definitivamente los coches de ese lugar, tal y como se recoge en el pacto municipal firmado entre la Unión por Liérganes y Pámanes (ULP) y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) en diciembre de 2019. “Liérganes, por fin, tiene una plaza de gran belleza, que es a partir de ahora un espacio público para el disfrute de los vecinos y visitantes”, ha declarado el alcalde, Santiago Rego.

Dada la ubicación de la plaza, su entorno histórico y la gran afluencia de visitantes, se ha ampliado la zona peatonal, y se ha suprimido cualquier estacionamiento de vehículos. El objetivo ha sido evitar la presencia de vehículos en la plaza, que de alguna manera desvirtúa la maravillosa estética de la misma. Únicamente los residentes con vado de aparcamiento, los servicios de emergencia y los vehículos del Ayuntamiento, pueden acceder a ese lugar a través de un bolardo retráctil con mando a distancia.

Se ha agrandado, por tanto, el espacio de circulación y estancia de visitantes y vecinos del pueblo con mayores garantías de seguridad. Hasta ahora existía una diferenciación mediante distintos formatos de adoquín del centro de la plaza, un vial perimetral y las aceras exteriores. El entronque del vial con la acera exterior se realizaba, desde 2007, con bordillos, existiendo por ello un ligero desnivel.

El centro de la plaza estaba delimitado, además, con bolardos desde 2017. Todo ello generaba una disminución del espacio físico para los peatones, lo que reducía la sensación de amplitud de la plaza en general. Es este factor el objetivo del Ayuntamiento a solucionar: dar una mayor amplitud general a este espacio del casco viejo.

Las obras, financiadas íntegramente por la Consejería de Obras Públicas, han consistido, pues, básicamente en lograr una plaza sin diferentes niveles. De ahí, que la ejecución del proyecto del ingeniero Pérez Pelayo, partiera del replanteo de las nuevas rasantes, dado que las cotas de la zona adoquinada debían de coincidir con la cota de las aceras perimetrales a mantener.

Así la cosas, se han definido exactamente las zonas susceptibles de demolición de adoquín con su correspondiente mortero. Se ha mantenido la solera de hormigón ejecutada en la remodelación anterior realizada en la plaza, que es suficiente para soportar las cargas de tráfico de los residentes con vado de aparcamiento y los peatones. Además, se han igualado las cotas de entronque con la acera existente perimetral. De esta manera se han suprimido los desniveles que existían.

Igualmente, se han mantenido las líneas de evacuación de escorrentía actuales, adecuando las cotas de los imbornales. Sobre la solera nivelada se han colocado los adoquines prefabricados de hormigón envejecidos, acordes a la belleza del conjunto histórico de Liérganes.

En suma, se ha pretendido promover una actuación que facilite la funcionalidad de la plaza, tanto para los vecinos como para los turistas, que son fundamentales para el desarrollo económico del pueblo. Las obras se han rematado con la colocación de mobiliario urbano: 4 bancos y dos papeleras, así como la ejecución de una arqueta en el centro de la plaza que permita la colocación del tradicional árbol de Navidad.

La posibilidad y necesidad de acometer la renovación de la Plaza de los Cañones, en pleno casco viejo de la villa, era una opción que el actual bipartito tenía muy clara. La plaza fue remodelada en 2007. En su momento cumplía con los requerimientos para los cuales fue concebida, pero la evolución del pueblo y la gran demanda turística obligaban a actuar y adecuarla como espacio libre de tráfico rodado, al ser una plaza histórica y referente dentro del municipio.

Allí se encuentra la Casa de los Cañones, en la misma finca que albergo la Fábrica Real de Cañones la primera siderurgia e industria armamentística del país. y produjo durante más de dos siglos, entre 1622 y 1835, elementos de artillería y munición de hierro destinados a la defensa del Imperio español y a garantizar su dominio de los mares. De tal pujante actividad industrial provienen las múltiples casonas nobiliarias de Liérganes, concentradas principalmente en el barrio del Mercadillo.

Plaza del Marqués de Valdecilla de Liérganes-------Foto Roberto Ruiz 11-11-2020

Plaza del Marqués de Valdecilla de Liérganes——-Foto Roberto Ruiz 11-11-2020