El equipo de ¨dos vacas y una burra¨ acaba el rodaje y agradece la ayuda del ayuntamiento

El rodaje de la película “Dos vacas y una burra” finalizó en el casco viejo de Liérganes en vísperas de la Navidad. El filme narra la historia de un joven arquitecto en paro y su primo, un médico también desempleado, a quienes les une un abuelo fallecido en México. Una antigua novia de Paco da salsa al enredo familiar que se ha rodado en Liérganes, Esles de Cayón, Vega de Pas y Santander.

Jesús del Cerro, director de series como ‘Médico de familia’ o ‘Un paso adelante’, es el director de esta comedia ‘neorrural’, que ha rodado en Liérganes tanto interiores en diversas casas y jardines, además de exteriores en el casco viejo y la Plaza de los Cañones. El rodaje comenzó a mediados de noviembre y se ha prolongado durante un mes.

Del Cerro ha trasladado al equipo de gobierno municipal el agradecimiento especial al Ayuntamiento por las facilidades dadas por el rodaje, y de manera especial a la concejala de Cultura, Marta Cobo Revilla, que ha sido la interlocutora con la productora de película, que ha utilizado casi en exclusiva, durante varias semanas, el Centro Cívico de la Plaza de los Cañones y parte de la planta baja de la antigua escuela de niños.

“La colaboración de Marta Cobo, un día tras otro, ha sido decisiva para hacer el rodaje en Liérganes, que es un plató de cine al natural y, por tanto, no necesita decorado. Esperamos que Liérganes, que es sobradamente conocido, lo sea todavía mucho más a través de esta película”, ha declarado Del Cerro.

Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol protagonizan el filme, en lo que supone un simbólico encuentro entre el dúo que protagonizó la popular serie de televisión ‘Un paso adelante’. La mexicana Esmeralda Pimentel, de enorme popularidad en su país, es la tercera protagonista. El reparto lo completan Codin Maticiuc, popular en Rumanía por protagonizar el mayor éxito del cine en su país, ‘Miami Bici’, y la española Mamen García.

El argumento de la película presenta a Pedro -Miguel Ángel Muñoz-, un joven arquitecto en paro que, estando con su primo Luis -Pablo Puyol-, un médico también desempleado, le sorprende una noticia: su abuelo Paco, a quien no llegó a conocer, ha fallecido. Paco era un reputado arquitecto que emigró a México para hacer fortuna y ha dejado a Pedro en herencia dos vacas y una burra en un pueblo del norte de España. Los dos jóvenes dejan la ciudad para emprender un viaje con la intención de vender los animales, pero las situaciones que les esperan cambiarán sus planes.

Ambos se enamoran del paisaje y también de sus gentes. Pedro en especial de Paula -Esmeralda Pimentel, una joven estudiante mexicana, nieta del mejor amigo de su abuelo, quien también emigró a México. Todos se verán envueltos en un disparatado enredo familiar originado por «la Jana» -Mamen García-, la antigua novia de Paco, obsesionada con «el tesoro» que, supuestamente, había escondido antes de morir. Durante este viaje, Pedro no solo descubre el vínculo profesional que le une a su abuelo, sino también un paraíso inesperado, que le transformará y le hará encontrar el sentido a su vida lejos de la ciudad.

El guion lo firma Luis Feito y le llegó a Jesús del Cerro hace cinco años: «Nosotros pensamos que las tramas de las películas van por un sitio, pero las vacas y la burra son muy caprichosas y te llevan por donde ellas creen que debe ir la historia. Un poco como la burra, tú le dices aquí y ella te dice que no. Los animales hacen aún más mágica esta comedia», ha declarado rotundo.

«La foto y el cartel de la película es lo que va a hacer que la gente diga que Cantabria es la película. No hay truco ni cartón, es muy fácil de identificar y de reconocer», asegura Jesús del Cerro, que afirma que «la región tiene todos los factores que ayudan a desarrollar este largometraje: cuando te imaginas Cantabria, te imaginas esa ladera con las dos vacas y la burra, y Liérganes cumple a la perfección como escenario de rodaje».

«Intentar dar un poco de normalidad y trabajar a pesar del coronavirus creo que es lo que se debe hacer y es bonito tener siempre la intención de trabajar y seguir luchando por conseguir vencer este virus, que los vamos a hacer en algún momento, eso seguro», ha indicado el actor Pablo Puyol, quien asegura que «el arte y la cultura no se pueden parar».

La película es una producción de ATM, una productora de proyectos ‘mainstream’ con vocación de grandes audiencias y temáticas universales actuales, con un presupuesto de dos millones de euros, y se distribuirá en cines, plataformas y televisiones internacionales. El presidente de la comunidad autónoma de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, visitó el set de rodaje de Dos vacas y una burra en Liérganes, y destacó la importancia que para Cantabria supone el rodaje de esta comedia romántica que está llamada a ser un “éxito total” por la talla tanto del director como del reparto de protagonistas y que contribuirá a difundir las excelencias paisajísticas de la comunidad a través la gran pantalla. 

A juicio del presidente, que estuvo en el rodaje de varias escenas en la plaza de los Cañones de Liérganes, la película va ser un “gran revulsivo” para este pueblo y para el resto de localidades cántabras por las que discurre la trama en términos de publicidad y retorno económico.

Por último, Revilla ha puesto en valor las “oportunidades inmensas” que se abren para Cantabria como escenario de cine, iniciativa por la que el Gobierno regional viene apostando en los últimos años y continuará haciéndolo en el futuro. La producción, que cuenta con un importante presupuesto de 2 millones de euros, comenzó el 18 de noviembre y, tras cinco semanas de desarrollo, entra ahora en su recta final.

Foto película I