Liérganes mejorará en breve su infraestructura cultural, paisajística y turística. La Consejería de Industria y Turismo ha comunicado al Ayuntamiento la aprobación del proyecto municipal titulado “Reordenación de la Plaza y el Entorno de la Cruz de Rubalcaba para la Promoción Turística de Liérganes”. El presupuesto de la obra, que financiará la Administración autónoma, es de 47.190 euros, y la empresa adjudicataria es Tamisa.

La plaza, presidida por la casona de los Miera-Rubalcaba, junto al conjunto formado por el puente de dos ojos del siglo XVI, contemporáneo del Puente Mayor de Liérganes; la ermita de la Virgen de las Nieves y un molino del siglo XIX, es el escenario de esta actuación de mejora. Allí se localiza la singular casa de los Miera-Rubalcaba, que alberga en uno de los muros que cierran la finca la magnífica Cruz de Rubalcaba, uno de los escudos con nombre propio en la heráldica de la comunidad autónoma.

Tanto la plaza como el estrecho camino que conduce hasta la cruz presentan un estado nada acorde con la belleza del lugar, y de los edificios que acoge el barrio de Rubalcaba. De ahí que el Ayuntamiento redactara un proyecto de reordenación del entorno, que sirva para mejorar la imagen del lugar y aumentar la promoción turística del municipio.

El proyecto que ejecutará la Dirección General de Turismo, que ha respetado las recomendaciones de la Dirección General de Patrimonio de la Consejería de Cultura, propone llevar a cabo el extendido de una nueva capa de aglomerado impreso sobre el firme de la plaza. Dada la irregularidad superficial se realizará el fresado parcial en algunas zonas, y se extenderá una mezcla bituminosa de 6 centímetros de espesor medio con un acabado tradicional del entorno rural en el que se encuentra el camino y la propia plaza.

La obra que se ejecutará esta primavera en la plaza, que es paso de vehículos y peatones hacia los barrios de la Pereda y La Quieva, se contempla la instalación de bolardos que permita diferenciar dichas áreas. Además, en dicha zona peatonal se dispondrán varios carteles con las características históricas y arquitectónicas del lugar. Liérganes es, sin duda alguna, uno de los pueblos más visitados de Cantabria tanto por su configuración como por sus numerosos puntos de interés cultural, paisajístico, turístico y gastronómico.

La Cruz de Rubalcaba es un majestuoso crucero barroco sin parangón en Cantabria. Su origen está fechado en 1712, cuando se construyó como un pilar con el escudo de armas de las familias Miera, Rubalcaba, Velasco, Riba y Agüero. En las inmediaciones del vial que se propone mejorar, y a unos 50 metros de la plaza, se encuentra la Cruz de Rubalcaba, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), según el Decreto 25/1994 de 9 de mayo, y monumento nacional desde 1979. Al otro lado de la plaza está la ermita de la Virgen de las Nieves, con fachada barroca de 1739.

Aprovechando esas características, y con el objetivo de ampliar la oferta cultural del municipio, el Ayuntamiento planteó con éxito a la Dirección General de Turismo, la mejora de la plaza de Rubalcaba y el entorno de la Cruz, que fue camino real en la conexión de Cantabria con la Meseta a través de la localidad burgalesa de Espinosa de los Monteros, tras sortear el puerto de Lunada.

La Cruz es el remate esquinal noroeste de la casona de los Miera-Rubalcaba, levantada en estilo barroco. Consiste en una esquina reforzada del muro de cerramiento de la casona, que da lugar a una estructura escultural curva rematada con dos pirámides y una cruz.Posee un flanqueado por figuras humanas, que es único en la región, según recoge Carmen González Echegaray en su obra “Escudos de Cantabria” (1969).

Por su parte, la casona de Miera-Rubalcaba es una magnífica construcción de sillería, mandada edificar por Felipe García de Miera Rubalcaba y Velasco a principios del siglo XVIII. Levanta dos pisos, y llama la atención sus arcos en el inferior y el gran escudo junto al balcón en esquina en la superior. Este balcón, rematado en venera, parece ser un añadido posterior, lo mismo que la solana de la esquina contigua.

Estos cambios confieren a la casa una asimetría que contradice las normas constructivas de la época. El escudo se encuentra perfectamente conservado; en él pueden verse con detalle los cuarteles familiares y como se encuentra rodeado de alto relieves de leones rampantes, cuernos de la abundancia, amores…