El Ayuntamiento decreta una jornada de luto para el día 20 de septiembre por el fallecimiento del señor José Sainz de la Cuesta 

El pleno del Ayuntamiento de Liérganes ha aprobado decretar una jornada de luto para el día 20 de septiembre con motivo del fallecimiento del señor José Sainz de la Cuesta. En la misma sesión, se acordó trasladar a su familia el pésame de toda la Corporación municipal así como expresar “el profundo pesar del Ayuntamiento y de los vecinos por la pérdida de una persona que -según ha expresado el alcalde, Santiago Rego- “se ganó el afecto y respeto de los vecinos de Liérganes por su sencillez y educadas formas, y por su claridad a la hora de expresarse sobre cualquier asunto”. 

Madrileño de nacimiento, pero de Liérganes de corazón, José Sainz de la Cuesta ha muerto en Madrid a la edad de 95 años rodeado de sus hijos y nietos. Abogado, trabajó hasta su jubilación en el sector de la Banca. Fue un alto directivo en Madrid, que no perdió nunca el contacto con el pueblo de sus antepasados.

Era fácil verlo paseando por Liérganes durante los meses de verano, siempre con su mujer, y dispuesto a entablar conversación con los amigos y vecinos que le reconocían. O jugar a los bolos en la bolera de su casa mientras tuvo fuerzas para el deporte vernáculo.

Era un hombre culto, hijo de otro banquero, y de una madre inglesa, lo que le permitió ser un adelantado bilingüe desde muy temprana edad. La muerte de su esposa, María Luisa Abbad Bordiú, en abril del pasado año, le sumió en una profunda tristeza, y ahora sus hijos -Luis, Ricardo, Almudena y Casilda-, nietos, biznieto y demás familiares, lloran su marcha.

Tal y como ha recordado el regidor, José Sainz de la Cuesta era una persona muy conocida en el pueblo al ser el propietario de la Casa de los Cañones -edificio barroco del siglo XVIII-, ubicado en la plaza del casco histórico, y por ser un “extraordinario benefactor para nuestro pueblo, como demostró con hechos generosos, lo que ha contribuido a un mayor esplendor no solo de esta villa, sino del patrimonio municipal de bienes”.

Así, gracias a la donación que hizo al Ayuntamiento del molino de Mercadillo, en 2008 pudo abrirse al público el Centro de Interpretación del Hombre Pez.

Antes, en 1987, cedió al Consistorio lo que ahora es el Centro Cívico Municipal Alberto de la Cantolla, que durante casi un siglo fue escuela unitaria de niños, siempre que tuviera un uso cultural, social, educativo o deportivo. Y este mismo año 2022 le facilitó al Ayuntamiento la adquisición del molino de Regolgo, que perteneció a su familia desde el siglo XVIII.

Ya su padre, en los años veinte del pasado siglo, colaboró con el marqués de Valdecilla en la construcción del cuartel de la Guardia Civil, a un costado de la casa familiar de los Sainz de la Cuesta.

Santiago Rego ha recordado que hace apenas un par de semanas se le pudo ver en uno de los actos del cuarto centenario del Privilegio Real de Felipe IV, que sirvió para que el belga Jean Curtius pusiera en marcha la fábrica de cañones de Liérganes. “Encerrado en su biblioteca particular de Liérganes, en donde hay documentos centenarios sobre la vida del pueblo, de Cantabria y de España, José Sainz de la Cuesta estaba tan integrado en la vida de nuestro pueblo que todavía este verano pudimos verle en la misa de los dos patronos de la villa: san Pantaleón y san Pedro Ad Víncula”.