ELIMINADO UN VERTIDO AL MIERA EN EL CALGAR Y UN PUNTO NEGRO EN LA VEGA

El Barrio del Calgar, en la zona cercana a la Posada del Sauce, ya tiene saneamiento conectado al colector general del Ayuntamiento, que envía las aguas residuales a la depuradora que el Gobierno de Cantabria tiene en el barrio de los Prados. Se trata de una inversión que ha supuesto 14.000 euros más otros 11.000 euros más en el asfaltado de la calle.
La obra, que se ha ejecutado con la dirección técnica de Ideus, la empresa de ingeniería responsable del Servicio de Abastecimiento de Aguas y Alcantarillado del Ayuntamiento, ha supuesto la colocación de una tubería de casi 200 metros de longitud que acaba con el vertido al río de casi una decena de casas. Todas las acometidas que vertían al Miera han sido conectadas a la nueva tubería municipal.

Hace ya tiempo que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico había autorizado esta obra al Ayto. La mayor dificultad ha consistido en que la tubería debía de pasar un metro por debajo del cauce de un arroyo innominado –sin nombre- que discurre por ese lugar. Se trata de una actuación desarrollada con el superávit que tuvo, el pasado año, el Servicio de Aguas Municipalizado.

foto-colector-calgar

Igualmente, el Ayuntamiento ha eliminado un punto negro de la red municipal que va a evitar desbordamientos en el arroyo de La Vega, en el barrio del mismo nombre. El proyecto ha consistido en abrir una zanja para enterrar la tubería a 1 metros bajo el cauce y, posteriormente, hormigonar y regularizar con materiales del cauce el cruzamiento, al tiempo que la zanja se se ha rellenado con la propia tierra de la excavación.

La Confederación Hidrográfica multó, en 2013, al Ayuntamiento por la irregularidad detectada en La Vega, y había decretado no sancionar más al Consistorio si la deficiencia se reparaba antes del 31 de enero de 2018. La excavación se ha realizado a 2,5 metros a cada lado del margen del arroyo, por lo que se ha trabajado, en todo momento, dentro de la zona de servidumbre de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. La inversión municipal se ha aproximado a los 6.000 euros.