Recuperada sin daños la cruz de los caídos robada, que será donada a la parroquia.

El Ayuntamiento de Liérganes ha recuperado la Cruz de los Caídos, que había sido robada, el pasado fin de semana, en la plaza que ocupa en el barrio de La Costera. La cruz, que no ha sufrido daño alguno, ha sido hallada por un vecino cuando iba a llevar a su hijo al Colegio público Eugenio Perojo. Los ladrones la había tirado a una finca contigua a un camino de parcelaria de escaso tránsito entre el barrio de la Iglesia y Cotornedo.

Un operario de la Brigada de Obras y dos concejales –José Ortiz y Ramsés Arco-, además del alcalde, levantaron la pesada cruz del suelo, que fue trasladada, en un remolque municipal a una nave del Consistorio. La Guardia Civil se personó en el lugar del hallazgo para realizar el preceptivo atestado, y continuar con las investigaciones para dar con los autores del robo y ponerlos a disposición de los tribunales.

Al poco de conocerse el hallazgo, el párroco de Liérganes, Hilario Obregón, ha pedido por escrito al Ayuntamiento que se inicie el procedimiento administrativo para la donación a la parroquia de la cruz. El sacerdote pide también el pedestal o peana que la sustenta, pero sin la inscripción partidaria que tiene. El equipo de Gobierno municipal está de acuerdo en que la cruz acabe en alguno de los templos del municipio, tal y como propone el sacerdote en su escrito.

El equipo de gobierno municipal (ULP-PRC) ha mostrado su satisfacción por el hallazgo de la Cruz, que figura en el Inventario de Bienes Municipales, y confía en que la Guardia Civil aclare el robo, un acto vandálico y de fuerza que ha supuesto “un atentado contra la convivencia democrática en nuestro pueblo”. El Ayuntamiento rechaza de plano la sustracción, que va en contra del civismo del que siempre ha hecho gala este municipio.

El pleno municipal aprobó por mayoría, el pasado 17 de septiembre, una moción del equipo de gobierno para su retirada en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. La sustracción ha sido un “ataque a las decisiones del pleno del Ayuntamiento, pero también una agresión contra el  buen nombre de los vecinos y vecinas de Liérganes, cuya buena educación viene de lejos y no va a cambiar por esta deleznable acción”.

El robo de este monumento pétreo, en pleno centro de la villa, es “un paso atrás en el espíritu de concordia que debe guiar a quienes piensan  de manera distinta, pero siempre desde el respeto a la ley”. Para el equipo de Gobieno municipal la cruz, con independencia del mensaje partidista que tiene labrado desde hace décadas, es un símbolo de la tradición judeocristiana que merece el máximo respeto.

“Como bien dice la Ley de Memoria Histórica de 2007, todos debemos de contribuir a cerrar las posibles heridas abiertas en los españoles y a dar satisfacción a los ciudadanos que sufrieron, directamente o en la persona de sus familiares, las consecuencias de la Guerra Civil o de la represión del franquismo, profundizando en el espíritu del reencuentro y de la concordia de la Transición española”, ha asegurado el equipo de gobierno.

4C682AA6-B308-43FA-A1DD-B2A75B618659