El Gobierno regional ha concluido la segunda fase del saneamiento del barrio de Elsedo, en Pámanes por un valor de 46.000 euros y bajo la dirección de los técnicos de la Subdirección General de Aguas y Saneamiento de la Consejería de Obras Públicas. La empresa “Cannor Obras y Servicios de Cantabria” ha ejecutado las obras, que complementan otro proyecto anterior (Elsedo-Somarriba-La Mazuga), concluido en diciembre de 2018. Con esta nueva fase se ha dado servicio a una quincena de casas que se quedaron sin saneamiento con la anterior actuación.

Tras el proceso de licitación, la obra ha supuestouna inversión cercana a los 45.000 euros. El 60 por ciento lo ha financiado el Gobierno regional y el 40 por ciento restante el Ayuntamiento de Liérganes. El ritmo de los trabajos ha sido rápido, gracias a la buena climatología de diciembre y de enero. El trazado únicamente ha afectado a una propiedad privada que ha dado su permiso. El resto de la obra se ha llevado a cabo a través de la carretera autonómica y otros viales del Ayuntamiento.

Una vez salvado el escollo formal del permiso de la Dirección General de Carreteras –al afectar a la vía autonómica Pámanes-Cabárceno-, el Ayuntamiento dio, a principios de 2019, en  una Junta de Gobierno Local, el visto bueno al o de la Dirección General de Obras Hidráulicas.

Se trata de un proyecto que afectaba a unas quince casas que, por problemas técnicos, quedaron fuera del proyecto de la obra de saneamiento de los barrios de Elsedo, Somarriba y La Mazuga, en Pámanes, puesta en funcionamiento a finales de 2018. Una infraestructura que supuso una inversión de 87.725 euros, cofinanciada entre el Ayuntamiento y el Ejecutivo regional. El Ayuntamiento de Penagos aprovechó la obra de este saneamiento para conectar varias casas de Somarriba que pertenecen a ese término municipal.

Finalmente, el proyecto ha sido posible y La nueva infraestructura, que aumenta la red de saneamiento de la localidad de Pámanes –a excepción de Casas del Monte y El Condado- ha permitido que los vecinos dejen de verter sus aguas fecales a fosas sépticas o a pequeños cauces en la zona.

El alcalde ha destacado la importancia de la colaboración entre Administraciones públicas para sacar adelante proyectos prioritarios para los vecinos por afectar a servicios públicos esenciales. “Se trata de obras que no destacan al ir enterradas, pero que suponen una notable mejora en la calidad de vida de los vecinos”, ha asegurado el alcalde.

Por su parte, la subdirección general de Obras Hidráulicas se ha comprometido a seguir ejecutando proyectos de saneamiento y de mejora en los abastecimientos de aguas de manera cofinanciada. No obstante, el alcalde ha considerado excesivo que los ayuntamientos, en algo tan esencial como el saneamiento y alcantarillado, tengan que cofinanciar el 40 por ciento de los proyectos

Gobierno y Ayuntamiento negocian también otras dos obras propuestas por el Consistorio y que se financiarán entre el Ejecutivo y el Ayuntamiento. Supondrán la tecnificación del servicio municipal de abastecimiento de agua potable, con una inversión total de 48.389 euros, y la sectorización de la red municipal de distribución de agua potable, en la que se invertirá 48.383 euros.

Rego ha puesto en valor ambas actuaciones, que permitirán evitar fugas en la red con el consiguiente ahorro de recursos, además de la lucha contra el fraude en el Servicio Municipal de Aguas, de titularidad pública desde 2013, tras una larga batalla judicial resuelta finalmente por el actual equipo de gobierno en los tribunales en mayo de 2017. Previamente, el Consejo de Estado había dado la razón al Ayuntamiento en el largo contencioso abierto tras la quiebra de la empresa privada concesionaria de servicio.

5363BC18-6055-471C-9219-E28621AE91CC