Los mercadillos ambulantesentre ellos el dominical de Lierganescon sus puestos de verduras, frutas y encurtidos, vuelven a la calle durante esta fase de desescalada por coronavirus. Sólo pueden montar sus puestos aquellos que vendan alimentos, y siempre que lo hagan respetando las normas de desinfección y distanciamiento social.

A partir del domingo 10 de mayo, los mercadillos tendrán una limitación inicial al 25% de los puestos habituales y una afluencia máxima de la tercera parte del aforo. El de Liérganes se celebra en el Paseo del Hombre Pez bajo la dirección de la empresa Sogema, que es la concesionaria del Ayuntamiento de Liérganes.

El alcalde, Santiago Rego, ya ha comunicado al consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, la reapertura de mercado ambulante de Liérganes siguiendo las pautas que fija la normativa estatal y autonómica. Una vez alcanzada la fase 2, se puede ampliar el número de puestos hasta un tercio de los que suele haber habitualmente. Con la fase 3 de la desescalada, la venta ambulante puede incrementar su actividad hasta alcanzar el 50% de los puestos.

No puede faltar el gel hidroalcohólico con el que limpiarse las manos después de recibir y dar cambio; los clientes en ningún momento pueden tocar el género y hay que guardar la distancia de seguridad de dos metros entre los vendedores ambulantes y los clientes, y también entre los compradores que aguardan frente al puesto para hacer su compra.

El Ayuntamiento ha recordado a la empresa concesionaria que controle el aforo y vigileque se cumplan las normas de higiene y de distanciamiento social por el COVID-19. Los clientes deberán  ir protegidos con sus mascarillas, y los vendedores ambulantes serán los que pongan el género, “porque lo que no se puede estar es todo el mundo tocando todo”, ha señalado Marián Álvarez, concejala de Mercados.

La apertura de mercadillos es una de las medidas de apertura a la movilidad y a la reactivación económica recogida ya en la Fase 0, la fase de preparación, de la desescalada por coronvirus. La fase 1 de la desescalada frente a la pandemia del coronavirus, permite la venta en mercadillos.

Las condiciones que impone esta fase de la desescalada es que deben ser al aire libre en la vía pública. Se deberán cumplir las normas de distanciamiento entre puestos,y delimitación del mercado ambulante para un correcto control del aforo por las autoridades.

687951AC-D268-4926-AD2A-D3D91A2B71F4