ABIERTA OFICIALMENE LA RUTA DE LOS POZOS DE VALCABA

El Ayuntamiento de Liérganes y la Junta Vecinal de Pámanes han abierto de manera oficial, y con una marcha popular la ruta de los Pozos de Valcaba  (PR-S26), que ha sido homologada tras las obras de mejora en el sendero y una moderna señalización, por la Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada (FCDME)

Aunque el trazado de esta ruta circular comienza y finaliza frente al edificio del Ayuntamiento -19,5 kilómetros-, para el primer recorrido formal de vecinos y autoridades se organizó un recorrido suave desde el barrio de Tarriba, en Pámanes, hasta los Pozos de Valcaba, un lugar precioso de nuestro municipio.

El alcalde, Santiago Rego, una vez llegado al último pozo del recorrido, agradeció a los vecinos el haber participado en una mañana espléndida de naturaleza; animó a frecuentar este lugar, así como darle a conocer, y lamentó la acción de los pirómanos en uno de los tramos de la ruta, completamente calcinado por el fuego.

El Ayuntamiento de Liérganes ha invertido casi 5.500 euros en el acondicionamiento de esta ruta que parte frente al Ayuntamiento y luego continúa por la iglesia de san Pantaleón, Casas del Monte, Somarriba, Pozos de Valcaba, Tarriba, Pámanes y final en Liérganes. En  total, 6 horas y 20 minutos. El momento de mayor desnivel se sitúa en los 695 metros.

La homologación de una senda o ruta es un proceso federativo que se centra en garantizar la seguridad del senderista; comprobar que se cumplen unos mínimos de calidad, y asegurar una homogeneidad de la red de senderos por toda España. En contra de lo que se pueda pensar, marcar un sendero no es “coser y cantar”. 

Su destino como instalación al aire libre hace que, para lograr la homologación, se necesite un mínimo de conocimientos técnicos y un bagaje profesional sustancial. En el caso de Liérganes, la dirección de los trabajos llevados a cabo ha corrido a cargo de Marco Antonio Gándara Picazarri, ingeniero industrial jubilado y vecino de Liérganes.

Hay un protocolo de homologación general que puede estar desarrollado por las federaciones para adaptarlo a su realidad geográfica, y busca tres objetivos en la auditoria final: garantizar la seguridad jurídica, con la presentación de los permisos pertinentes de ayuntamientos, propietarios, autoridad medioambiental, etcétera; marcar los mínimos de seguridad, calidad y homogeneidad que deben tener, y, por último comprometer al promotor del sendero en el mantenimiento de las condiciones generales del mismo.

En la ladera sur del Macizo de Peña Cabarga hay dos espectaculares lagunas formadas sobre una mina de hierro abandonada. Alrededor de los pozos de Valcaba se asientan numerosas especies vegetales de bosque de ribera, bosque mixto y encinar cantábrico, que dan cobijo a la fauna local.

Esta reserva se gestiona a través de un acuerdo con la Junta Vecinal de Pámanes, el Ayuntamiento de Liérganes y la Fundación Naturaleza y Hombre. El paraje de los Pozos de Valcaba se sitúa al pie de la ladera sur de Peña Cabarga, en el interior del Espacio Natural del Macizo de Peña Cabarga. Su acceso se encuentra en el Barrio Tarriba en la localidad de Pámanes.

El lugar está formado por dos lagunas o pozos de origen minero, que surgieron durante la extracción de mineral de hierro que aconteció en diferentes puntos del macizo, como Cabárceno, desde la época romana hasta finales del siglo XX. Los pozos están rodeados por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como son el encinar cantábrico sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera.

Ello implica la existencia de multitud de especies de fauna autóctona, entre los que destacan el tejón, el jabalí, el corzo, el cormorán, la cigüeña blanca y multitud de aves paseriformes y rapaces.

Sin embargo, el cese de la explotación minera no conllevó un proceso de restauración, por lo que en la actualidad el encinar cantábrico se combina con una zona situada en las proximidades de los pozos ocupada por especies oportunistas e invasoras. Destaca la ribera fluvial colonizada por falsa acacia (robinia pseudoacacia) y una gran superficie poblada de plumero (cortaderia selloana).

Actualmente se trabaja en la recuperación de los hábitats, lo que está permitiendo reducir la superficie de falsa acacia y plumero, al tiempo que se incrementa la diversidad de especies de flora y fauna de los ecosistemas representados. Por otro lado, se ha favorecido la nidificación de avión zapador y cigüeña blanca mediante la instalación de cajas nido.

Cabe destacar la gran labor de restauración que está llevando a cabo la Fundación Naturaleza y Hombre eliminando especies exóticas introducidas como el plumero y facilitando la regeneración de la vegetación autóctona. La ruta tiene posibilidades de exploración por caminos secundarios si apetece estirarla.

Foto inauguración Pozos